¿Aceptar la derrota o la fiesta de los partidos?

¿En las elecciones los partidos deben aceptar la derrota?